Adivina quién viene a cenar: El Diálogo Digital está llegando al CIAT.

En 2018, ejecutivos de empresas privadas que trabajan con documentos digitales y miembros de las administraciones tributarias iniciaron un diálogo sobre controles continuos de transacciones – CCT. El grupo operaba bajo el paraguas de la Cámara de Comercio Internacional-ICC, como habíamos hablado anteriormente en este entrada de blog antigua.

Además de haber enriquecido el entendimiento mutuo sobre temas claves de digitalización, en 2020, el grupo emitió un activo esencial que se ha convertido en un faro de digitalización referenciado en los lanzamientos de CTC de varios países: un conjunto de principios y prácticas destinados a permitir que las administraciones tributarias realicen un mejor trabajo y, al mismo tiempo, reduzcan la complejidad y los costos para los contribuyentes, gracias a la capacidad de hacer que la notificación de datos relacionados con impuestos en transacciones comerciales sea parte de un proceso comercial y no un «complemento» específico para informar periódicamente a la autoridad tributaria.

La publicación «Principios Prácticos para la Implementación de Controles Continuos de Transacciones»[1] fue el primer resultado de este grupo único de profesionales de la administración tributaria y de negocios cuyo objetivo principal era tener un espacio neutral para que las partes interesadas en la digitalización entablen un diálogo continuo. La CCI, como organización empresarial global única, fue fundamental para la incubación de este diálogo, sin embargo, a medida que el trabajo continuó, gradualmente se hizo evidente que apoyar un diálogo entre el sector público y el privado orientado a la práctica no es parte de las misiones políticas clave de la CCI.  Por lo tanto, la CCI y los miembros del grupo han colaborado con éxito para encontrar un hogar a largo plazo más apropiado para este grupo, que se ha encontrado en el CIAT.  Agradecemos sinceramente a la CCI el apoyo brindado durante más de cinco años a ese grupo.

El CIAT ha estado trabajando en asuntos relacionados con CCT desde hace algún tiempo, particularmente con la implementación de sistemas nacionales de facturación electrónica en América Latina. Ciertamente, el tiempo ha demostrado que la introducción de los CCT no solo había ayudado al cumplimiento tributario de las empresas, sino que también había otorgado a los contribuyentes la reducción de los costos operativos en materia de declaración de impuestos y mediante la posible expansión de la interoperabilidad entre los participantes en las cadenas de suministro.

Además, también hemos visto el desarrollo o la mejora de los servicios en la administración tributaria, incluida la disponibilidad para los pequeños contribuyentes de soluciones para emitir facturas, el alojamiento de libros de entrada y salida y otras tareas de contabilidad dentro de los sistemas de administración tributaria, la oferta de declaraciones de impuestos pre-completadas para muchos contribuyentes o el soporte para agilizar los procesos de devolución del IVA.

La cena no se completaría sin mencionar las mejoras que otras áreas de gobierno han logrado en diferentes lugares, desde la integración de facturas electrónicas con la prestación de servicios de salud, hasta mejoras en las compras del sector público, hasta la focalización de ayudas económicas durante las restricciones impuestas durante la pandemia.

Al mismo tiempo, sabemos que los diferentes contribuyentes tienen diferentes consecuencias cuando se trata de CCT, tanto en términos de complejidad como de oportunidad. Una pequeña tienda de conveniencia física que se ocupa principalmente de conductores de camiones cerca de una frontera internacional no tiene los mismos desafíos o problemas que las compañías propietarias de los camiones, ni las que enfrentan las compañías que producen, venden, exportan, importan y distribuyen esos bienes en las dos jurisdicciones. Las empresas multinacionales tendrán problemas diferentes a los que trabajan en una sola jurisdicción, las instituciones financieras verán las cosas a través de una lente diferente a la de una fábrica, y las que operan en un mercado digital se enfrentan a un conjunto diferente de consideraciones altamente específicas.

Sabemos que todavía tenemos trabajo que hacer juntos, compartiendo e intercambiando ideas, desafiando nuestras propias posiciones para seguir mejorando los CCT y la digitalización del ecosistema circundante: ese es el propósito del nuevo grupo de Diálogo de Digitalización del CIAT, un digno sucesor de una iniciativa que continuará asegurando un estrecho vínculo con la CCI como Organización Empresarial Mundial.

Este diálogo, por supuesto, da la bienvenida a los profesionales del grupo original, y esperamos que atraiga no solo a otros actores del sector privado, incluidas, naturalmente, las empresas que trabajan en el cumplimiento tributario, sino también a asesores y consultores tributarios, así como a empresas orientadas a las ICT, académicos, representantes de las administraciones tributarias y de otras organizaciones regionales. Es importante destacar que el Diálogo de Digitalización del CIAT exige una sola cosa clave de sus miembros y es participar activamente con una mentalidad abierta para optimizar continuamente las relaciones entre las partes interesadas.

Esta es la noticia que, desde el CIAT, deseamos compartir con ustedes, y también es una invitación para aquellos que desean contribuir al ideal de una economía global donde las empresas y los gobiernos intercambien datos de manera productiva, con las salvaguardas adecuadas, en redes digitales sin fricciones. Le invitamos a unirse a la lista de correo que estará disponible el 7 de septiembre.

Bienvenido al Diálogo de Digitalización.

[1] Descargue el documento de forma gratuita desde el sitio de la CCI aquí (solo en inglés)

9,512 total views, 7 views today

Aclaración. Se informa a los lectores que los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados en el texto pertenecen únicamente al autor, y no necesariamente a su empleador ni a ninguna organización, comité u otro grupo al que el autor pertenezca, ni a la Secretaría Ejecutiva del CIAT. De igual manera, el autor es responsable por la precisión y veracidad de los datos y fuentes.

2 comentarios

  1. jorge cosulich ayala Respuesta

    Felicitaciones una vez más al CIAT y en especial a Raul y Vinicius por esta innovadora iniciativa de crear el DDC, que mantiene al CIAT en cresta de la modernización de las AATT, con todo gusto apoyaremos esta iniciativa.
    Abrazos, Jorge

  2. Carlos augusto Flores espinoza Respuesta

    El CCT me parece puede tener dos vertientes teóricas una primera que dice que es supervisión el cual es una forma de fiscalización, en Perú la supervisión no es fiscalización tributaria lo cual la diferencia de la Ley de Procedimiento Administrativo General el cual si incluye a la supervisión como fiscalización. El Código Tributario no admite a la supervisión como forma de fiscalización.
    La segunda vertiente seria no un ámbito de fiscalización si no de colaboración, a manera de sugerencias de la administración que podría generar inducciones equivocadas y por lo tanto el evitar sanciones por posturas de la administración que no llegaron a buen puerto pero que si constituyen incumplimientos inducidos no sancionables.
    El poner a la AT cerca o antes del hecho imponible acarrea necesariamente una labor de supervisión aunque no se quiera dado el deber educativo de la Administración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscripciones CIAT

Navega en el sitio sin restricciones. Consulta y descarga los contenidos.

Suscríbete a nuestros boletines electrónicos:

  • Blog
  • Oferta Académica
  • Informativo
  • Publicaciones
  • Alerta de Noticias

Activar suscripción

Miembros CIAT

Representantes, Corresponsales y Personas autorizadas (AT)