Acción mundial por el clima a mediados de 2024

Abstracto: Mientras el mundo sufre mas y mas los efecto de la crisis climática y del calentamiento global, las soluciones a estas graves amenazas implican una transición mundial hacia el concepto de cero emisiones de carbono, lo que implica una rápida transformación tecnológica y una voluntad general de implementar normativas medioambientales, que incluyen innovaciones en la tributación.

El 26 de marzo de 2024, la NTO (Red de Administraciones tributarias) celebró un seminario virtual sobre «Aplicación de impuestos medioambientales, mejores prácticas y lecciones aprendidas». En el seminario se expusieron algunos casos de países, como Noruega y Sudáfrica, en los que se indicaban los diferentes caminos que han seguido los países según sus niveles de desarrollo.

Y este mes de mayo, La Dirección de Estudios Tributarios del CIAT acaba de publicar  un estudio sobre la tributación ambiental en América Latina, poniendo énfasis en la importancia evaluar los impactos distributivos de los impuestos ambientales y el diseño de instrumentos compensatorios .[1]

Son ejemplos del interés que el CIAT, así como otras redes tributarias internacionales, prestan a los aspectos normativos de la acción medioambiental mundial para preservar el clima y la biodiversidad del planeta, y evitar trastornos más catastróficos.

La cuestión de la crisis climática mundial es un tema de actualidad cuya relevancia no puede exagerarse, y el presente blog propone informar sobre algunos avances recientes en este año de 2024.

Aceleración de la crisis climática:

En 2024, se prevé que el clima mundial siga cambiando de forma significativa, con un aumento de las temperaturas, fenómenos meteorológicos extremos y cambios en los ecosistemas como indicadores clave. La temperatura media mundial podría superar por primera vez los 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, lo que constituye un umbral crucial para estabilizar el clima de la Tierra. Según Carbon Brief [2], es probable que 2024 sea el año más cálido o el segundo más cálido jamás registrado . Los trastornos en la agricultura, la multiplicación de tormentas y sequías y la subida del nivel del mar son algunas de las trágicas consecuencias.

El G-20 de Rio, julio 2024

La Iniciativa de Política Climática ha publicado recientemente un «Inventario de estrategias y prácticas del G-20» como contribución a la Presidencia brasileña del G-20 de este año. Este informe utiliza el concepto de bioeconomía como modelo económico que utiliza únicamente recursos renovables para producir bienes, servicios y energía. Pretende impulsar el desarrollo sostenible y la circularidad, incluyendo principios como reutilizar, reparar y reciclar, y concluir que la próxima cumbre del G-20 que tendrá lugar del 12 al 14 de julio en Brasil puede encontrar puntos en común en torno a este concepto de bioeconomía sostenible.  Se centrará en los Objetivos de Desarrollo Sostenible 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), 9 (Innovación e infraestructuras), 13 (Acción por el clima) y 17 (Asociaciones para alcanzar los objetivos).

Financiación para el clima: aún insuficiente pero en aumento

Algunas cifras:

  • Financiación estadounidense para el clima: Pasó de 1.500 millones de dólares en 2021 a 5.800 millones en 2022 y superará los 9.500 millones en 2023.
  • La financiación mundial para el clima se duplicó hasta los 1,3 billones.
  • La financiación climática del Grupo del Banco Mundial a los países en desarrollo: Aumentó hasta la cifra récord de 38,600 millones de dólares para el año que finaliza el 1 de julio de 2023. Según el Panorama Mundial de la Financiación Climática 2023, los países en desarrollo necesitarán 212,000 millones de dólares anuales para financiar la adaptación hasta 2030, y 239,000 millones de dólares anuales entre 2031 y 2050.

Según el Foro Económico Mundial[3], la financiación climática se duplicó a 1,3 billones de dólares desde 2021, sin embargo, necesitamos aumentar al menos cinco veces al año para limitar la advertencia por debajo de 1,5 ° C. Además, «El informe encuentra que en 2022, las inversiones en soluciones basadas en la naturaleza totalizaron aproximadamente 200 mil millones de dólares, pero los flujos de financiación para actividades que dañan directamente la naturaleza seguían siendo más de 30 veces mayores[4]. La brecha entre los 100.000 millones de dólares anuales comprometidos por los países donantes y los más de 2,4 billones necesarios al año hasta 2030 para financiar la transición climática es cada vez mayor.

Esto pone de manifiesto una preocupante disparidad entre los volúmenes de financiación para soluciones basadas en la naturaleza y los flujos de financiación negativos para la naturaleza, y subraya la urgencia de abordar las crisis interconectadas del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación del suelo[5].

El camino hacia cero emisiones netas

Mientras el mundo evoluciona en aguas peligrosas, los países y las grandes empresas se comprometen a alcanzar el objetivo de emisiones netas cero en el futuro. [6]

La innovación tecnológica verde y la regulación medioambiental son los dos pilares del camino hacia la sostenibilidad y hacia las emisiones netas cero.

A nivel mundial, el año 2024 muestra el aumento de los «compromisos de cero emisiones netas», lo que significa que la mayoría de las naciones actuales tienen un compromiso global para alcanzar un «objetivo de cero emisiones netas de carbono», pero la fecha para lograr los objetivos es variable, principalmente entre 2030 y 2060 según el país.

La organización «Net zero tracker» indica cuántas naciones , regiones, ciudades y empresas[7] han indicado un objetivo de «emisiones netas cero», y el resultado es este gráfico, que refleja diferentes grados de credibilidad de estos compromisos.[8]

Fuente: Net zero Tracker Partners (www.zerotracker.net)

Basado en datos de 4171 entidades públicas y privadas, de izquierda a derecha, el azul indica los avances realmente conseguidos. El verde oscuro indica compromisos insertados en leyes. El verde claro indica compromisos en documentos políticos (para las naciones) y en estrategias corporativas (para las empresas). El naranja representa los compromisos no aplicados hasta ahora, el rojo las propuestas emitidas y el negro la ausencia de cualquier objetivo neto cero. Hablemos un poco más de los objetivos de emisiones netas cero.

140 países se han unido a la «Coalición Cero Neto» con algunos como Neo-Zelanda aspiran a alcanzar este objetivo en 2025.  Algunos países cubiertos de bosques, como Bután o Surinam, son países carbono negativo, es decir que eliminan de la atmósfera más dióxido de carbono (CO2) del que emiten.

En el sector privado, el 65% de los ingresos anuales de las 2.000 empresas más grandes del mundo ya están cubiertos por un objetivo neto cero, lo que demuestra que el objetivo neto cero se está convirtiendo en una norma corporativa[9].

Las innovaciones tecnológicas incluyen fuentes de energía renovables, almacenamiento de energía y eficiencia, vitales para reducir las emisiones de CO2. A modo de ejemplo, en 2023 la generación de energía solar crecerá un 23% y la eólica un 10%, y las energías limpias representan ya más del 30% de la energía producida por 215 países incluidos en el estudio ( Global Electricity review [10])

Por otro lado, la normativa medioambiental incluye impuestos sobre el carbono, programas de límites máximos y comercio de derechos de emisión. Se trata de otras herramientas esenciales para lograr una economía mundial sostenible.

Recordamos que las estrategias de tributación pueden desempeñar un papel fundamental en apoyar el objetivo de lograr emisiones netas cero y abordar la crisis climática. Algunas de las estrategias tributarias más efectivas en este sentido incluyen:

  • Impuestos al carbono: Establecer un precio al carbono mediante impuestos es una de las herramientas más directas para incentivar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Estos impuestos hacen que las actividades contaminantes sean más costosas, motivando a las empresas y consumidores a optar por alternativas más limpias y eficientes en términos energéticos.
  • Incentivos fiscales para energías renovables: Ofrecer deducciones fiscales, créditos o rebajas en impuestos a proyectos de energía renovable puede acelerar la inversión en tecnologías como la solar, eólica o hidroeléctrica. Esto puede incluir desde la instalación de paneles solares hasta la construcción de grandes parques eólicos.
  • Desgravaciones fiscales para la eficiencia energética: Proporcionar incentivos fiscales a las empresas y hogares que mejoren su eficiencia energética (por ejemplo, mediante la renovación de edificios o la actualización de equipos industriales) puede reducir significativamente el consumo de energía y las emisiones.
  • Impuestos sobre productos de alto consumo energético: Imponer impuestos especiales a productos que requieren mucha energía para su fabricación o que tienen un alto impacto ambiental durante su ciclo de vida puede desincentivar su consumo y fomentar alternativas más sostenibles.
  • Reforma de los subsidios a los combustibles fósiles: Reducir o eliminar los subsidios a los combustibles fósiles, que a menudo distorsionan el mercado a favor de opciones energéticas contaminantes, es crucial. Los ingresos de estos impuestos podrían redistribuirse para apoyar tecnologías limpias y ayudar a las comunidades afectadas por la transición energética.
  • Bonos verdes y otros instrumentos financieros: El gobierno puede emitir bonos verdes para recaudar fondos específicamente destinados a proyectos de sostenibilidad. Aunque esto no es un impuesto directo, forma parte de una estrategia fiscal más amplia para financiar la transición hacia una economía baja en carbono.
  • Aranceles a importaciones con alta huella de carbono: Imponer aranceles o ajustes fronterizos de carbono a productos importados que no cumplen con ciertos estándares ambientales puede proteger a las industrias locales que invierten en reducir su impacto ambiental y promover prácticas sostenibles a nivel global. El mas notable ejemplo es el Mecanismo de Ajuste de las Emisiones de Carbono en la Frontera (CBAM) de la Unión Europea, un programa que pretende reducir las fugas de carbono alineando los precios del carbono de los bienes importados de seis sectores industriales con los producidos en la UE, en vigor desde mayo de 2023.

Implementar estas estrategias requiere un enfoque cuidadoso para equilibrar la eficacia en la reducción de emisiones con el impacto económico y social, asegurando que las políticas sean tanto ambiental como económicamente sostenibles

Hemos dedicado nuestro blog anterior a la evolución de los impuestos sobre el carbono y los ETS, y no hay grandes cambios en este campo[11].  Más que nunca, mejorar la gobernanza climática mundial para una transformación económica y la transición hacia la meta del net cero es una prioridad clave.

Para concluir estas consideraciones sobre los objetivos netos cero:

  • En los últimos dos años y medio se ha producido un enorme aumento de los objetivos consagrados en la legislación o las políticas nacionales, que han pasado del 10% al 75%. Según los autores, esto demuestra que el objetivo cero neto ha pasado de la ambición a la aplicación.
  • Muchas entidades aún carecen de objetivos de reducción de emisiones. Entre ellas se encuentran 439 estados y regiones de los 25 principales países emisores, 766 grandes ciudades y 734 de las mayores empresas que cotizan en bolsa.
  • Falta integridad; hay pocos indicios de mejora en las estrategias nacionales, subnacionales y empresariales de reducción neta a cero en el último año, y sólo el 20% cumple los criterios básicos de solidez, Sin embargo, las metodologías de medición y las mejores prácticas avanzan rápidamente.

El camino hacia las emisiones netas cero requiere la colaboración mundial de empresas, gobiernos y ciudadanos, solucionar la crisis climática requiere más y más cooperación entre naciones.


[1] https://www.ciat.org/dt-04-2024-hacia-administraciones-tributarias-verdes-requisitos-capacidades-y-transformaciones-ante-los-retos-ambientales-y-climaticos/

[2] https://www.carbonbrief.org/factcheck-why-the-recent-acceleration-in-global-warming-is-what-scientists-expect/

[3] https://www.weforum.org/agenda/2024/02/climate-finance-resolutions-for-2024/#:~:text=2024%20will%20be%20another%20critical,energy%20transition%20in%20emerging%20economies

[4] https://www.unep.org/news-and-stories/press-release/global-annual-finance-flows-7-trillion-fueling-climate-biodiversity

[5] https://www.unep.org/resources/state-finance-nature-2023

[6] https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0160791X23001690

[7] 140 countries have joined the “Net zero coalition” https://www.un.org/en/climatechange/net-zero-coalition

[8] https://zerotracker.net/

[9] https://netzeroclimate.org/innovation-for-net-zero/progress-tracking/

[10] https://ember-climate.org/insights/research/global-electricity-review-2024/electricity-transition-in-2023/

[11] See the  Carbon pricing Dashboard of the World Bank: https://carbonpricingdashboard.worldbank.org/

3,825 total views, 17 views today

Aclaración. Se informa a los lectores que los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados en el texto pertenecen únicamente al autor, y no necesariamente a su empleador ni a ninguna organización, comité u otro grupo al que el autor pertenezca, ni a la Secretaría Ejecutiva del CIAT. De igual manera, el autor es responsable por la precisión y veracidad de los datos y fuentes.

1 comentario

  1. Lucio Respuesta

    Excelente como siempre querido Andre… abrazo desde Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscripciones CIAT

Navega en el sitio sin restricciones. Consulta y descarga los contenidos.

Suscríbete a nuestros boletines electrónicos:

  • Blog
  • Oferta Académica
  • Informativo
  • Publicaciones
  • Alerta de Noticias

Activar suscripción

Miembros CIAT

Representantes, Corresponsales y Personas autorizadas (AT)